Mermelada de arándanos: desde el árbol a la mesa

12.10.15

Hace unas semanas fuimos a casa de los abuelos de una amiguina de Marta que celebraba allí su cumpleaños. Los abuelos nos enseñaron la plantación de arándanos que tenían y nos explicaron todo el proceso de plantación y recolección: un proceso artesanal y totalmente ecológico.

Marta y yo además de disfrutar del cumpleaños, aprovechamos un ratito para recoger unos cuantos arándanos. Se lo pasó en grande y en unos pocos minutos habíamos recolectado un montón.
Así que al día siguiente ya teníamos plan para hacer juntas: mermelada de arándanos.

Tan solo se necesitan tres ingredientes:
  • Arándanos
  • Azúcar (la mitad de peso que los arándanos)
  • Zumo de limón
En nuestro caso en unos 20 minutos recolectamos 1,300 Kg de arándanos, así que utilizamos 650 gr de azúcar y el zumo de un limón.


Para esta receta utilicé la Thermomix porque así la puede hacer Marta sin peligro, pero sino también se puede hacer en una olla o sartén a fuego medio. Lo primero de todo es lavar bien los arándanos, quitar todos los rabitos y echarlos en el vaso de la thermomix.


Lo segundo, exprimir el limón. Mi consejo es que dejéis que vuestros hijos participen en todos los pasos de la receta, no pasa nada si las cosas no les salen bien: aunque los arándanos se caigan al suelo (se pueden lavar otra vez), aunque no sepan exprimir un limón (ya les echaréis vosotros una mano cuando ya no puedan mas). El poder hacer ellos las cosas les hace sentirse mas mayores y disfrutarán mucho más haciendo las recetas con vosotros.


Intentar hacer las cosas despacito y sin prisa. Cuando se cocina con niños mi consejo es: relojes fuera. Ellos lo agradecerán y vosotros también disfrutareis de ese momento de calma cuando el resto del día vais a todo tren.

Triturar a velocidad 4 hasta obtener un puré. No lo dejéis demasiado fino, dejarle algunos tropiezos. 

A continuación añadir el azúcar y mezclar a velocidad 4 durante unos segundos. Programar a 100º, velocidad 2 durante 15-20 min. Si cuando finalice el tiempo lo veis demasiado líquido, programar algo mas de tiempo hasta que reduzca, si por el contrario lo veis demasiado espeso, podéis añadir un poquito de agua.

Ahora es el momento de añadir la mermelada caliente en los tarros de cristal previamente esterilizados. A partir de este paso es mejor que os encarguéis vosotros ya que al estar caliente puede ser peligroso para los niños. Para que os hagáis una idea, con un 1,300 Kg nos dio para 8 botes de mermelada pequeños. No está mal ¿eh?



Una vez habéis llenado los tarros, cerrar los botes apretando bien la tapa. Para que queden cerrados al vacío y os duren mas tiempo podéis hacer lo siguiente: Poner un paño de cocina en el fondo de la olla (esto ayudará a que los tarros no choquen entre si). Meter los tarros en la olla y llenar de agua hasta cubrir los botes. Poner a hervir el agua y dejar cocer durante 20 min. Saca los botes de la olla con ayuda de un paño o unas pinzas para no quemarte y déjalos enfriar. 

Pues ya tenéis lista vuestra mermelada para consumir en casa, para llevar a un picnic o para regalar.


La tranquilidad de saber que estais comiendo un producto totalmente ecológico y natural: sin pesticidas, sin colorantes, sin conservantes y con todo el sabor. 



Pero lo mejor de todo es poder disfrutar de todo el proceso con vuestros hijos: desde la recolección hasta la elaboración del producto final.  Si vosotros también queréis disfrutar un día así recolectando frutos rojos en familia, en Gijón existe la finca El Malaín, un sitio donde podéis recoger toda la fruta que queráis, antes de marchar te pesan lo que has cogido y lo puedes comprar. Sin duda un plan estupendo para una tarde con los niños.



firma

4 comentarios :

  1. mmmmm, que buena pinta!!! Me guardo la receta.
    Bss,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Magui, prueba a hacerla con cualquier fruto rojo, ya verás que rica!

      Eliminar
  2. Eso te iba a decir yo, que me habían comentado que había un sitio donde podías ir a recolectar (a lo mejor hasta me lo contaste tu), pero ahora ya se donde es... Yo tengo el pueblo, pero para llegar a los arandanos, hay una caminata buena, y además el unico que sabe donde estan es mi abuelo, y le cuesta llegar... a ver si le convencemos un día...

    Una actividad genial, y con receta incluida... saludines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no se si lo hablamos o no. Yo al Malaín nunca he ido pero seguro que iremos próximamente

      Eliminar